Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Protego- Rol de Hp (Normal)
Sáb Feb 18, 2012 3:20 pm por Invitado

» ¿Qué estás escuchando?
Vie Feb 17, 2012 10:46 am por July Unther

» Los Juegos del Hambre [confirmación NORMAL]
Mar Feb 14, 2012 3:06 pm por Invitado

» ¿Muerte? {Libre}
Mar Feb 14, 2012 12:16 pm por Odette Dellafosse

» Foro recien abierto // Life You Think You Had//
Mar Feb 14, 2012 11:54 am por Cassie Halle

» Magical: Wizarding World {3generation} afiliación ELITE ACEPTADA
Lun Feb 13, 2012 7:03 pm por Invitado

» YO quiero Rolear
Lun Feb 13, 2012 1:51 pm por July Unther

» Confiésate
Lun Feb 13, 2012 1:51 pm por July Unther

» Beso, Abrazo, patada biónica o...?
Lun Feb 13, 2012 1:49 pm por July Unther

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 12 el Lun Jul 01, 2013 4:13 pm.
Los posteadores más activos de la semana


El Reino Sobre le Columpio {Historia Oficial del foro}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Reino Sobre le Columpio {Historia Oficial del foro}

Mensaje por Odette Dellafosse el Jue Ene 26, 2012 4:10 pm

El Reino sobre el Columpio
Macarena Cañisá

Prólogo


Entonces la princesa saltó de la fuente aterrizando con gracia y ligereza, como si no llevara puestos esos elevados zapatos. Sus rubios cabello danzaban en su espalda con cada paso, y sus ojos grises estaban fijos en Liam.

- Ese columpio es como ninguno – empezó con su voz de violín – un columpio en sí, que es?... es donde los niños vuelan con un acto tan simple como levantar los pies del suelo, donde todas las penas y dolores se clavan en la grava mientras sus deditos procuran tocar las nubes de algodón, sus piernas toman impulso, procuran volar más alto – sus pasos se desviaron hasta una de las lámparas que rodeaban aquella estructura, sus manos se asieron al metal y dejó su cuerpo girar alrededor del tubo, siempre con una infantil sonrisa en su rostro; el joven no podía hacer otra cosa sino mantener fijos en ella sus ojos cafés – ese columpio percibe la tristeza, la añoranza, la desazón y la rabia, y en cuanto tus pies abandonan el suelo, te transporta hasta un mundo de sueños, donde aún existen príncipes y princesas, hay vestidos de channel y zapatos de Jimmy Choo, y cada habitante representa una joya invaluable, en poder y apariencia. Aquí todos somos aliados valiosos, y también nuestros peores y más temidos enemigos.

Capítulo 1: La niñita que quiso jugar
Próximamente
avatar
Odette Dellafosse
Admin

Mensajes : 67
Fecha de inscripción : 05/01/2012
Edad : 25

http://opschommel.freeforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El Reino Sobre le Columpio {Historia Oficial del foro}

Mensaje por Odette Dellafosse el Sáb Ene 28, 2012 4:34 pm

1
La niñita que quiso jugar


- Cuanto lo siento pequeña, pero no puedo cuidarte como te lo mereces, entonces… es mejor que te quedes aquí, sé que te cuidarán bien… - el joven llevaba en sus brazos a una pequeña, cuyos verdes orbes vbrillaron con confusión un segundo, antes de cambiar por un gesto de entendimiento, esos ojos verdes iguales a los suyos mirándolo con desesperación hirieron profundamente el corazón del muchacho; pues si la pequeña había prendido algo en sus casi dos años de existencia era a expresarse y revelar su alma sin necesitar palabra alguna, cosa que tampoco sabía utilizar; pero en este caso noto que era imperativo utilizar su voz… tenía que hablar, debía decirlo, quizá ese simple sonido cuyo significado no comprendía del todo pudiera persuadirlo, pero a pesar de la aplstante tristeza en sus pupilas, él parecía bien desidido.
La boca de corazón de la pequeña alcanzó a abrirse y balbucear “pa” pero la última silaba se perdió en sus rosados labios, pues la puerta ya estaba abierta, y una mujer de aspecto serio, también con cierta tristeza en las facciones la tomó en brazos, ofreciéndole a su padre una sonrisa de consuelo.
- Es una desición difícil, pero será lo mejor para ella – después de años en este trabajo ya estaba acostumbrada a la amargura de las despedidas, auque este muchacho tan joven tenía cierto parecido con su hijo.
- Papá te quiere mucho Lucy – besó a la bebé en la frente, se tragó todo lo que aún quería decirle, y simplemente se volteó para marcharse, antes de que las lágrimas empezaran a correr por sus mejillas.

*~*~*~*~*~*

La voz de la señora Burgess se alzaba por la casa, llamando a lucy por sobre el alboroto de los niños en su hora de juegos, pero no había manera alguna de que la pequeña la oyera en su caminata, o visto desde el punto de vista de un infante, su travesía llena de aventuras por un jungla densa y peligrosa, podría haber incluso dinosaurios entre tantos árboles, enormes dinosaurios, y tigres y leones y elefantes y todos esos animales peligrosos que abundan en los libros de cuentos y que la niña de cuatro años tan fascinantes encontraba, pero el silencioso y húmedo bosque frente a ella seguía y seguía, dejándola correr en libertad, rpocurando no tropezar y moletándose con las ramas por rasgar su precioso vestido blanco con pequeñas florecillas rojas y hojitas verdes que le habían regalado en navidad. Solo las flores naturales, las liebres y las aves la distraían mandando a su mente volar muy lejos, hasta que sus ojos pedían el objeto de su atención y volvía a su carrera como si nada nunca la hubiese desviado de su objetivo. Hacía rato que se había descubierto perdida, y recién ahora que las copas de los árboles tapaban por completo el cielo azul se preocupó por cómo haría para volver a la casa… estaba oscuro ya?... ya estarían sirviendo la cena?... hoy harían fideos? Porque ella quería fideos, y jugo de naranja… habría jugo? Quizá por aquí hubieran frutas para hacer jugo… de donde venía esa luz allá lejos?... los ojitos verdes de la niña se abrieron de par en par al reconocer a la distancia una forma conocida, esa forma que había venido a buscar; y se lanzó a la carrera para alcanzar el columpio antes de que alguien mas lo hiciera, no le importó si esquivaba o no las ramas que se cruzaban en su camino rayando la perfecta porcelana de su piel o el suave algodón de su vestido, ni la tierra que levantaba con cada paso y que se posaba sobre sus zapatos de charol quitándoles el brillo y escondiéndose entre los pétalos de la flor que ocultaba el botón que lo sujetaba. Finalmente alcanzó con sus manitas la madera lisa del asiento, estas fueron hacia la cuerda áspera que suspendía aquel columpio y con la fuerza de sus brazos procuró subir, pero no podía, no lo alcanzaba… y no había nada con lo que ayudarse a subir… porque estaba tan alto?... ella quería columpiarse!... solo columpiarse y dejar que su cabello vuele y luego estirar los brazos para alcanzar las estrellas… pero no podía subirse!...
Bajó y dejó salir un suspiro frustrado, pusó sus manos en su cintura y observó el columpio con la cabeza inclinada, buscando unir sus ideas de manera lateral… como haría para subir?... quizá una corta carrera y un saltito podía ayudarla… o quizá podría pasar de largo, caerse y ensuciarse la ropa y el cabello…
Procuró varias veces con sus brazitos y dando saltitos para subir, pero el columpio burlón parecía hacerse mas alto cada vez. Finalmente optó por rendirse, y se impulsó para apoyar su estomágo en el columpio, con sus piernitas corrió hacia un lado, enroscando la cuerda en forma de trenza, hasta que de repente se detuvo, levantó los pies del suelo y quedo en medio del remolino que se formaba al desenroscarse la cuerda. Rápidamente olvidó la frustración del vuelo que no consiguió, este paseo como de carrusel logró sacarle una sonrisa, y al detenerse el mundo en sus vueltas pudo ver a la distancia una pequeña figura, una niñita rubia, que empezaba a dominar el arte de caminar, y que se acercaba rápidamente luego de soltarse de la mano de una mujer, alta, esbelta y hermosa, con la cabellera tan dorada como la de la pequeña.
- Charline, cariño; espérame, no te pierdas – pero la bebé ya se había detenido, mientras miraba a… como se llamaba la niña en columpio?... y, donde estaba, como había llegado hasta allí?
- Hola pequeña… bienvenida, cual es tu nombre? – en algún lugar de su cabezita retumbaba un “no hables con extraños” pero no importaba, ni lo cálida y dulce que fuera la voz de la mujer, no podía responderle, porque no sabía la respuesta.
La dama observó las ropas de la niña, admiró su apariencia de muñeca y se fijó en las diminutas imperfeccciones en su piel, en la hojillas y ramitas en su cabello; y finalmente volvió a usar su voz musical.
- Yo soy Emily, ella es mi hija Charline, y ya se quién podría ser tu…
avatar
Odette Dellafosse
Admin

Mensajes : 67
Fecha de inscripción : 05/01/2012
Edad : 25

http://opschommel.freeforo.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.



Creative Commons License
"El Reino sobre el columpio" and "Opschommel" by Odette Dellafosse are licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.